Contacta con nosotros: mariajose@armonei.com
Pide cita: 655 316 641
Mantente conectado:
Close
655 316 641
mariajose@armonei.com

DORMIR BIEN… PARA VIVIR BIEN

DORMIR BIEN… PARA VIVIR BIEN

Todos sabemos lo que es pasar una noche en blanco, y no precisamente por estar de juerga y celebración, sino lo que es peor: querer dormir y no poder hacerlo. ¡Qué mal se pasa! los minutos se hacen horas, no quieres abrir los ojos por si acaso te desvelas más (como si eso fuera posible), das más vueltas que en un tiovivo y no quieres levantarte para no perder MÁS tiempo…  y cuando por fin consigues dormirte… ¡suena el maldito despertador!… Si eres de los afortunados que esto te suena a chino, enhorabuena, aprovéchalo y disfrútalo, pero no te confíes demasiado y cuídalo para que siga así.

Yo también recuerdo con añoranza, mis tiempos jóvenes en los que no tenía ningún problema y menos de sueño, podía dormir plácidamente toda la noche y toda la mañana siguiente si se terciaba, sin ningún tipo de esfuerzo. No entendía eso del “insomnio”, y por supuesto, el café no me lo quitaba a ninguna hora del día. Me podía echar una siesta, pequeña o grande según la ocasión y luego dormir sin ningún problema como una marmota. Supongo que mis primeras noches en vela fueron cuando fui madre, y a mi niña le pasaba algo que nos alteraba la noche a todos… y la verdad es que lo pasé bastante mal por no poder dormir, además de por el malestar que ella tuviera, claro. Pero era distinto, porque era por algo ajeno que me despertaba, pero yo podía dormir y dormía bien generalmente.

Lo peor es cuando te metes a la cama, cansada ya de todo el día y con ganas de dormir, apagas la luz, cierras los ojos, buscas una postura mejor, y luego otra más, y otra… y empiezas a obsesionarte porque comienza tu noche en blanco. He tenido montones de ellas, y de vez en cuando aún vuelvo a caer en las garras del insomnio y el nerviosismo que éste produce.

¿Causas? Muchas y muy variadas. Desde algún tipo de dolor o enfermedad, o los problemas a los que das vueltas todo el día y te los llevas a la cama con intención de terminar de resolverlos allí, peleas, conflictos de pareja, problemas económicos o laborales… y sobre todo y por encima de todo: TÚ Y TU FORMA DE SER.

Sí, sí, ya sé que es muy fuerte lo que digo y alguno pensará: “a ti te querría ver yo si te pasara lo que me pasa a mí, a ver si dormías”, y yo también lo he pensado y lo he sufrido y por eso mismo lo digo y lo sigo manteniendo. No me digas que no conoces a gente que tiene problemas, y muy serios, y aún así duerme bien ??? son capaces de desconectar, de decir “ahora toca dormir y mañana seguiremos con esto”, y duermen, descansan y se levantan con fuerzas para encarar una nueva jornada.

Si has tenido todo el día para buscar soluciones a algo que te preocupa , ¿para qué seguir por la noche dándole vueltas de nuevo? Si un problema tiene solución, se busca, se toman medidas y se soluciona; y si no tiene solución, no vale la pena seguir dándole vueltas que no nos llevan a ningún sitio y no nos permiten descansar. Seguro que si descansáramos y nos relajáramos, podríamos encontrar más fácilmente soluciones a muchos problemas que en estado de cansancio y estrés no conseguimos ver. Así que, dedícate a dormir a tu hora y deja que tu mente se relaje y descanse… tus problemas seguirán ahí cuando te despiertes despejado por la mañana, o tal vez no, quién sabe…, pero lo que está claro es que si sigues dándole vueltas y más vueltas a lo mismo, o arrepintiéndote por algo que has hecho o has dejado de hacer y te pasas la noche en vela, a la mañana siguiente tendrás que pagar las consecuencias de esa noche en vela, te levantarás con ojeras, de mal humor, con dolor de cabeza, cansado, puede que hasta deprimido o con ansiedad y, casi con toda probabilidad, con ESE PROBLEMA en el mismo punto que cuando te acostaste.

Total, que llegados a este punto y puesto que ya lo hemos probado varias veces, y vemos que por desgracia esto suele ser así casi siempre, ¿qué deberíamos hacer? ¿cuál sería la solución idónea? Pues está claro, DORMIR cuando toca dormir, trabajar cuando toca trabajar, disfrutar cuando toca disfrutar… hacer cada tarea, cuando debemos hacerla o cuando nos lo hemos propuesto hacerla y con todos los sentidos puestos en ella, no querer hacer muchas cosas a la vez, sino una detrás de otra, tener prioridades y dormir bien debería ser una de ellas y deberíamos dedicarle todos los esfuerzos necesarios para conseguirlo, porque una buena calidad de sueño, repercutirá en todos los ámbitos de nuestra vida, estaremos despejados, descansados, relajados, de mejor humor, más guapos, y con más fuerzas y vitalidad para hacer todo lo que queramos al día siguiente, porque tenemos muchas horas para poder dedicar a otras muchas cosas y porque las haremos mucho mejor cuando hayamos descansado nuestro cuerpo y nuestra mente.

Y para dormir, si tienes problemas, seguro que sabes mucha teoría, y has probado muchas cosas: unas te han funcionado y otras no, unas te funcionan un día y luego ya no, algunas pastillas te hacen dormir unas horas pero te levantas como si te hubieran dado una paliza, y lo de contar ovejitas no te sirve de nada y además es muy aburrido.

 

Así que yo te voy a dar dos opciones más para que pruebes:

 

  • RELÁJATE … Y si no sabes cómo, te remito a mi artículo “7 consejos para llegar a la relajación” que escribí el 12-05-2017, en el que puedes encontrar ideas muy interesantes, además de música para relajarte, o incluso unas cuantas relajaciones guiadas para que utilices al irte a la cama. Pruébalas, funcionan…
  • VEN A ARMONEI-PRUEBA LA REFLEXOLOGÍA para relajarte y dormir mejor, regálate una hora para tu bienestar, seguro que no te arrepientes.

Tengo muchos clientes que me han dicho que cuando entran en  mi consulta ya se sienten más relajados y es que todo el ambiente creado en Armonei con las luces, los sonidos, los olores… invitan a ello. Y en cuanto se tumban en la camilla y empiezo con el masaje en los pies con ayuda de los aceites apropiados, poco a poco desconectan de todo lo externo, y se centran en ellos mismos, para lograr ese descanso y ese relax que tanto necesitan.

Y es que cuando trabajas con la persona intentando buscar el equilibrio entre cuerpo y mente, al final encuentras mucho más: encuentras descanso, relajación, serenidad… encuentras SALUD.

 

Jax y Candi duermen estupendamente.

¡¡¡ Y se levantan con energía !!!

Añadir un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación