Contacta con nosotros: mariajose@armonei.com
Pide cita: 655 316 641
Mantente conectado:
Close
655 316 641
mariajose@armonei.com

7 planes para un verano diferente.

7 planes para un verano diferente.

Llegó el verano, un año más se terminan las clases, los niños empiezan sus largas vacaciones escolares, en el trabajo tenemos nuestra quincena para irnos todos juntos a “disfrutar” de los largos viajes en coche con sus atascos de siempre y el mal genio que nos generan, para llegar al maravilloso hotel/apartamento que parecía mejor en los folletos de lo que es en realidad pero que va a ser nuestro hogar la próxima semana, y donde no tendremos que limpiar, ni poner el despertador por obligación, y donde los críos nos imponen sus horarios y sus juegos porque creemos que les debemos esos días al 100%, ya que con nuestro trabajo,  sus clases, sus actividades extraescolares, nuestras obligaciones con la casa, el gimnasio, los amigos… y todo lo que nos obligamos a hacer los restantes 10 meses del año, decidimos que tal vez los tengamos un poco abandonados. Así que pasamos esa semana de la playa a la piscina y de la piscina a la playa, nos tragamos los estupendos espectáculos nocturnos que nos preparan los animadores del hotel, pasamos un día perfecto en ese parque temático que se hace incansable para ellos e interminable para nosotros, disfrutamos los 35 grados mínimos en la calle al sol como si nada, y cuando nos metemos bajo techo disfrutamos del delicioso aire acondicionado puesto al máximo, para volvernos a casita con unas anginas o como mínimo un buen constipado, eso sí… de verano. Seguro que a alguno le suena alguna de estas cosillas, que todos hemos vivido alguna vez sobre todo si hemos tenido hijos y la ocasión de irnos a una de nuestras maravillosas playas en los calurosos días de julio o agosto. Y este año no va a ser para menos, según parece vamos a pasar calor del bueno. Pero también podemos disfrutar de la montaña, o de casas rurales, o simplemente si el trabajo o el presupuesto no nos lo permite, podemos disfrutar de estos meses “distintos”, de una forma también “distinta”. Ayer leí en una revista de Viajes, sitios a los que debemos ir, y me parecen estupendos porque me encanta viajar, conocer sitios nuevos y visitar nuevos países. Pero no siempre se puede hacer un viaje al Caribe,  EEUU,  Tailandia o Japón… o aunque se pueda sencillamente no se quiere, porque en España tenemos de sobra para ver, conocer, aprender y disfrutar con sus paisajes de playa, montaña, lagunas, islas, pueblos y ciudades… museos,  monumentos, parques, zoológicos, parques tematizados… vamos, como para no aburrirnos en toda nuestra vida. Pero yo os propongo 7 planes distintos para hacer en verano, que no cuestan nada o casi nada, y que pueden hacer que este verano sea diferente y perfecto a la vez. ¿Qué tal si los probáis todos o alguno por lo menos?… ya me contaréis.

 

  1. Volver a algún lugar que nos dé buenas vibraciones.

Al pueblo donde crecimos de pequeños, o donde nacimos para visitar a la familia y ya de paso a recorrer esas calles y esos rincones donde jugábamos o disfrutábamos con los amigos. Allí fuimos felices, y eso nos traerá buenas vibraciones, seguro. O un poco más romántico, al lugar donde conociste al amor de tu vida o donde te dieron el primer beso… ¡ el amor… qué bonito ¡. O ese sitio que a ti te trae paz, donde vas sola o has ido alguna vez para desconectar de todo, del trabajo, de la familia, de la pareja… y donde te has encontrado a ti.

 

  1. Disfrutar un poco más de la naturaleza que tenemos cerca.

Aquí en Soria, por ejm., tenemos infinidad de parajes preciosos para disfrutar en verano y disfrutar de las altas temperaturas que ahora tenemos. ¿Conocéis estos parajes preciosos de la provincia ?: El Chorrón, El km. 17, Castroviejo y la Cueva Serena, la Cascada de la Toba, el Soto Playa o el Peñón en Soria capital… y como no: La Laguna Negra, La Fuentona, El Cañón del Rio Lobos, Ucero y el Mirador de la Galiana… el Acebal de Garagüeta o el Sabinar de Calatañazor, y el maravilloso y cercano Monte de Valonsadero o el Parque de la Alameda de Cervantes también en la capital, donde se puede disfrutar de un verdadero Parque Botánico gratuitamente, tumbarte en su fantástica pradera de césped natural, llevar a los niños a jugar en los columpios, refrescarte en sus bares y restaurantes, disfrutar de todos sus jardines y la cuidada rosaleda que tenemos… y pasar un día maravilloso en contacto con la naturaleza, sin salir de Soria.

 

  1. Leer algo distinto.

Si eres de los que siempre leen los mismos libros, o a los mismo autores, ¿por qué no pruebas a leer algo distinto este verano?. Acércate a la Biblioteca y atrévete con algo nuevo. O cómprate un libro si hace tiempo que no lo haces. Es verano, toca un poco de cambio y si te apetece algo más refrescante y ligero, para pasar un buen rato y disfrutar un rato en la piscina o en la playa, puedes probar con una lectura de Mary Higgins Clark que a mí me enganchó hace tiempo y sigo leyéndola porque me fascina y puedo leerme un libro en un día. Es esa clase de libros en los que te metes tanto que quieres leer más y más. Son libros no muy largos, frescos, entretenidos, de investigación mezclado con historias cotidianas, o de romance… muy interesantes. También los libros más románticos de Nora Roberts se leen muy bien y rápido. Las novelas de Carlos Ruiz Zafón también te incitan a seguir leyendo más y más porque son muy fáciles de seguir y adecuadas para este tiempo en el que queremos descansar y vivir aventuras en nuestra imaginación. Busca y encontrarás los que a ti te guste más para pasar estos meses mientras haces que tus neuronas no se vayan de vacaciones también.

 

  1. Refrescarnos por dentro y por fuera.

Bebe más… y me refiero a hidratarse más con mucha agua, zumos, gazpachos, y alguna cervecita fresca que también se agradece en este tiempo sobre todo y con estos calores. Pero intenta que el alcohol sea el menor posible porque aunque no nos beneficia nunca, con las altas temperaturas nos perjudica mucho más. Así que bebe mucho agua, come fruta… hidrátate. Y aprovecha las piscinas, el río, los parajes naturales que te he comentado más arriba para darte un baño en las aguas heladas que tenemos en nuestro entorno y que seguro reactivan tu circulación y te dejan una sensación de frescor y descanso fabuloso.

 

  1. Hacer una limpieza interna y externa.

Limpia tu armario en casa… tira aquello que ya no te pones hace tiempo y que sigues guardando por si acaso… coge esa prenda que lleva contigo años y años, mírala, tócala y siéntela … y si no te dice nada o te recuerda algo que no te gusta… tírala o si está bien, llévala a los contenedores de ropa por si alguien la puede utilizar. Haz sitio en tu armario aunque no lo llenes, es mejor un hueco vacío que no te cree malestar que algo atiborrado que te deje mal sabor de boca sin saber por qué y qué es lo que lo causa. Ordena también tu mente, límpiala, intenta ser más positivo, tener más empatía con los demás, disfrutar más de tu tiempo, de ti, y de todo lo que tienes… que seguro que es mucho.

 

  1. Quedar con antiguos compañeros de clase o de trabajo.

De vez en cuando rememorar el pasado y volver a hablar de cuando estudiábamos con nuestros antiguos compañeros de clase, viene fenomenal. No te tienes que llevar bien con todos, no tienes por qué llamarlos a todos, no tienes por qué esperar que sean ellos los que te llamen a ti … ¿qué más da? Toma tú la iniciativa, llama a una, dos o tres personas que recuerdes que te transmitían positividad o alegría y disfruta de un rato con ellos hablando de vuestra vida de ahora o de vuestras aventuras y desventuras de entonces, de cómo habéis cambiado, de qué echáis de menos, de cuáles de vuestros sueños se cumplieron… al final la vida es la misma para todos y todos hemos pasado cosas buenas y malas y de todo se puede aprender. Esa es nuestra verdadera misión.

 

  1. Mimarnos un poco.

Claro que sí, nos los merecemos. Ahora además de tener vacaciones y a lo mejor menos responsabilidades, podemos y debemos reservarnos un rato para mimarnos a nosotras mismas (perdonad chicos, también os podéis y debéis mimaros vosotros también), dándonos un buen baño caliente o templado en nuestra casa con una bomba de sales con olor a mandarina, chocolate, o lavanda por ejm. mientras disfrutamos nuestra música favorita… y a poder ser, completamente solos y sin teléfono para que nadie nos moleste y nos distraiga. Luego un automasaje con una buena crema que nos guste y que calme nuestra piel y para terminar tumbarnos en el sofá con ese libro elegido para disfrutarlo sin más.  ¡Qué placer¡  y qué pocas veces lo hacemos…

Otra forma de mimarnos: una tarde con nuestra pareja, solos los dos, con cine, cena y una copa tranquilos en una terraza disfrutando de una conversación trivial.

Y una tercera: ir a un centro de belleza a hacernos una manicura por ejm. O un buen tratamiento facial con masaje incluido que nos haga sentir más especiales de lo que somos. O qué tal un masaje en ARMONEI-Reflexología, donde yo me encargaré personalmente con todo mi amor de mimarte con mis manos, y hacer que tus pies te transporten al relax que necesitas y te mereces, para que te sientas mejor, más saludable y más confortable. Porque hay que cuidarse también en verano, yo estaré disponible estos meses para cuidar de tu bienestar y tu relajación. Llama ya al 655 316 641 y reserva tu hora, exclusiva para ti.

 

Añadir un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación