Contacta con nosotros: mariajose@armonei.com
Pide cita: 655 316 641
Mantente conectado:
Close
655 316 641
mariajose@armonei.com

7 “cosas” necesarias para poder “vivir”.

7 “cosas” necesarias para poder “vivir”.

En esta vida tan materialista que llevamos, ya nos hemos olvidado de lo que realmente importa y es necesario, para vivir. Muchos de nuestros padres y abuelos vivieron la guerra o la postguerra, el hambre y la pobreza y aún así supieron aprovechar los buenos momentos, valorarlos y ser felices dentro de sus posibilidades. Muchos de nosotros tuvimos una infancia feliz, pero sin ninguna riqueza. Yo procedo de una familia trabajadora de clase media-baja, en la que nunca nos faltó la comida, la casa, el juego, los estudios, y la unión familiar, así como también tuvimos unas normas, unos valores, una educación y un respeto hacia nuestros mayores, nuestros educadores y nuestro entorno. En mi infancia yo jugaba en la calle todo el día, veía la tele en familia cuando pudimos tenerla, íbamos al colegio, y  disfrutábamos como locos con los pocos regalos que podíamos tener en Reyes porque sabíamos valorarlos. Pero nunca tuvimos vacaciones familiares, porque en una familia de 7 eso era sencillamente imposible… aunque tampoco lo necesitábamos y pasábamos unos veranos inolvidables en nuestro barrio y en el rio. Nosotros pudimos tener los estudios que nuestros padres no tuvieron y gracias a eso, pude tener un trabajo que me daba el suficiente dinero para vivir bien, para poder comprarme un piso, un coche, y unas vacaciones varias veces al año. Mi hija tuvo lo mejor que pude darle, y en Reyes no sólo tenía un regalo, sino un montón de ellos, igual que en sus cumpleaños. Tuvo vacaciones de playa, montaña e islas, desde su primer cumpleaños, estrenaba libros y material escolar  todos los años, y según fue creciendo, fue conociendo toda la tecnología que salía, de primera mano. En nuestra casa nunca faltó el teléfono, la televisión, el vídeo, ropa bonita, buenos libros, música, regalos y vacaciones.

Pero muchas veces me pregunto si ella al tener más que lo que yo tuve de pequeña, fue más feliz por eso. ¿Qué creéis? Y ella aún jugó algo por la calle con sus primos, y aún no era el boom del ordenador, de los móviles y de internet. Pero ahora pienso y os lanzo la misma pregunta a vosotros: ¿los niños de ahora del siglo XXI son más felices que nuestros hijos o incluso que nosotros mismos? los niños de ahora desde que son bebés, yo los veo en la trona del restaurante donde comen con su familia ,viendo el smartphone con sus dibujos animados para entretenerse, y con 2 ó 3 años ya son capaces de manejar un ordenador o un móvil, y por supuesto en la comunión ya pueden tener su smartphone o su ordenador. No sé si compartiréis mi opinión pero yo creo que no son más felices por tener más, y sobre todo no son más felices por tener más cosas materiales, que ya ni valoran y de las que se cansan enseguida.

Y es que, queridos amigos, el dinero y las “cosas materiales” no dan la felicidad, aunque pueden ayudar, por supuesto. Pero cada vez más, me encuentro a gente conocida que me dice que se va al pueblo porque allí es donde más a gusto se encuentran aunque no tengan ni bar durante el invierno, ni casi vecinos ya que lo que buscan es la tranquilidad, la paz, y el encontrarse con ellos mismos, con su pareja, con sus hijos, con sus animales, con sus hortalizas , sus árboles y sus plantas… y no necesitan todo el consumismo al que han estado habituados hasta ahora. Viviendo así, están más tranquilos, y se sienten mejor anímicamente y hasta van menos al médico.

Y yo me pregunto: ¿ de verdad necesitamos todo lo que tenemos, todo lo que nos intentan “vender” o hacernos creer que se necesita para vivir ?  Mi respuesta es que se necesita bastante poco para vivir… y para vivir bien y ser feliz estas 7 cosas son a mi parecer las más importantes.

  1. Vivienda. Un techo que te cobije, unas paredes que te protejan del frío o del calor, un sitio donde sentirte a gusto contigo mismo y poder descansar solo o con la familia. Un hogar. Comprado, alquilado, o compartido. Grande, pequeño o mediano. Todos quisiéramos tener en él todo lo mejor de lo mejor, lo último y lo más cómodo… pero verdaderamente todo lo que tenemos en nuestras casas nos hace falta? ¿todo?. Porque a veces tenemos 3 televisiones viviendo 1 solo en casa. Lo confieso, yo he sido una de esas personas.
  2. Alimento. Eso sí que es importante. Sin alimento, sencillamente nos morimos. Y hay miles de personas en el mundo que se mueren a diario por que no tienen qué comer… eso es lamentable. Y pensar que nosotros tiramos comida a la basura todos los días. ¡Qué mundo hemos creado! Lo peor es que no sabemos valorarlo. Compramos sin pensar, y tiramos sin razonar.
  3. Trabajo. Aunque haya gente que no haya trabajado nunca, porque no le hace falta o porque no quiere, y sabe vivir sin trabajar, casi todos los demás si queremos vivir tenemos que trabajar para poder tener alimento y casa como mínimo. Así que un trabajo es algo que debería tener todo aquél que quisiera tenerlo y lo necesitara. Aquí también estarían las amas de casa (o amos de casa que también los hay) y que se dedican al cuidado de los niños y del hogar, y que por supuesto eso es un trabajo, muy digno, pero sin embargo no está pagado… y muchas veces ni agradecido siquiera. Y es que con el trabajo, además de un sueldo(bastante escaso y denigrante últimamente) también recibimos la compensación de sentirnos útiles, de cambiar de entorno, de conocer gente, de hacer lo que nos gusta si tenemos esa suerte, de compartir, de expresar…
  4. Salud. Importantísima, porque de qué nos sirve una casa preciosa, mucho dinero en el banco, la nevera llena… si estamos postrados en una cama sin salud. Esto es lo más básico, porque sin salud no disfrutamos de nada, y sin salud, no podemos trabajar, ni sentirnos útiles, ni ser felices. Cuántos famosos ricos darían toda su fortuna por librarse de un cáncer, por ejemplo… y no pueden. Esto no se compra con dinero. Y lo malo es que no echamos en falta la salud, hasta que la perdemos. Por eso es tan importante, tener hábitos saludables, alimentarse correctamente, hacer ejercicio, y tener una buena actitud mental que mejore nuestra salud en todos los sentidos. Cuidémonos antes de enfermar, y no enfermaremos, o lo haremos menos. La salud se puede lograr, la salud siempre se puede mejorar. ¡ Mejor prevenir que curar ¡…dice el refrán.
  5. Paz. Si todo esto se lo contamos a los pueblos que hoy en día están en guerra, se reirían de nosotros, porque para ellos lo más importante es esa guerra que están sufriendo y padeciendo, y que les ha quitado sus casas, sus trabajos, a muchos de sus seres queridos… y por supuesto su salud sobre todo la mental, está muy mal. Ellos sólo necesitan la paz para poder vivir y empezar de nuevo a levantarse poco a poco y con la ayuda de todos. El mundo en general necesita la PAZ, necesita erradicar la violencia en todos los sentidos, necesita que no nos carguemos el planeta con bombas, incendios, atentados, asesinatos… somos el único animal que luchamos y nos matamos entre nosotros por dinero, por tener más, por odio, por ideologías, o porque sí…
  6. Amor. Qué necesario es sentir y dar amor, además de recibirlo por supuesto. Y no quiere decir esto que una persona que decide por sí misma estar sola porque es lo que le gusta, no sienta amor. Ni mucho menos. Si ella se quiere a sí misma puede ser feliz siempre y ese es el amor que más deberíamos trabajar, porque hay que ver todo lo que nos empeñamos en querer a los demás, demostrarles nuestro amor, hacer cosas por ellos… y luego nos olvidamos de nosotros mismos que deberíamos ser los primeros en nuestra lista de prioridades, para amar. Amémonos, aceptémonos, conozcámonos a nosotros mismos lo primero, y podremos dar amor a mucha más gente: amigos, familiares, parejas… y amemos también a nuestros animales y a nuestra naturaleza, que también es muy importante para nuestra vida.
  7. Armonía. Armonía de pensamiento, palabra y acción. Tengamos una vida en armonía con todo lo que nos rodea y nos sentiremos plenos para amar, para sentir, para vivir.  Armonía en la vida, en el entorno, en nosotros mismos. Según el diccionario, ARMONÍA significa entre otras muchas definiciones:
    1. equilibrio y proporción entre las partes de un todo
    2. combinación agradable a los sentidos
    3. Hecho de resultar o parecer bella una cosa o un conjunto de cosas, debido a la relación proporcionada y concordante entre sus partes.

    Equilibrio, sentidos, agradable, belleza… por eso mi nombre comercial tiene que ver con la armonía, porque aquí trato de equilibrar los sentidos, de que mi cliente salga de aquí con la idea de sentirse bien, de haber estado en un sitio agradable, donde ha disfrutado de todo, del masaje, del lugar, del entorno, de esa hora que le ofrezco exclusiva para él, para que sienta la Armonía y la disfrute plenamente. Ven a ARMONEI, y déjate envolver por la armonía y el relax que aquí se respira. Te sentirás pleno, te sentirás bien

Añadir un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación